lunes, 10 de febrero de 2014

Shoppingore


Los anuncios de tiendas online se han vuelto aspectos comunes en nuestros ratos de internet, muchos de ustedes seguramente han visitado las páginas de sus marcas favoritas y estoy segura de que han recibido follows de cuentas de Instagram o Twitter que están comenzando sus tiendas en linea. Es verdad que la internet se ha apoderado de (casi) todo en el mundo y resistirnos puede ser una opción, pero conocer los beneficios que nos puede traer no es una mala idea.
A continuación les dejo los pros y contras de comprar el linea.
                                                                                      
                 
                Evitar los mares de gente


Si acostumbras a comprar en centros comerciales sabes a que se refiere el término "engentarse", incluso lo has vivido y conoces lo tortuoso que puede ser desde caminar entre miles de personas hasta encontrar un lugar en el estacionamiento.
Bueno, nada de eso sucede cuando compras online, y sé que tampoco pasa en tiendas externas a centros comerciales o boutiques, pero si el hecho del contacto humano es el que te desgasta ya sabes en donde buscar.




Largas esperas

Para la sociedad en la que vivimos todo lo que no sea inmediato es sinónimo de tardanza tortuosa y es eso lo que a mucha gente le causa conflicto de comprar en tiendas extranjeras online, pero si el producto que pediste vale la pena, no te importará esperar.
Eso sí, toma en cuenta que existe un margen de error en el tiempo que indica la tardanza de envío, la solución es escribir correos a la dirección que aparece en la página para que te tranquilicen. Así es esto.



Mejores precios y descuentos todo el año.




Las probabilidades de encontrar el objeto que viste en una tienda, en la internet son muy altas, al igual que la probabilidad de que en linea tenga un costo menor. Pero no te emociones taaanto, pues en el universo virtual de las compras existe un elemento que no puedes ignorar: El shipping. El famoso shipping puede acabar con tu ilusión y presupuesto. Lo que yo recomiendo es hacer pedidos a tiendas de Estados Unidos, pues el precio suele ser directamente proporcional a la distancia. Y si no creen, consulten una tienda de la Unión Europea, o pregúntenme de cuando creí que comprar rebajas en una tienda Australiana era una buena idea. 
No importa si es abril o septiembre, todas las tiendas que yo he visitado cuentan con la opción de sale en el menu. Pero OJO, es importante leer la descripción de cada producto, pues aunque paresa una ganga, las telas y la calidad hacen la diferencia y una desilusión a la hora del mail day NO ES DE DIOS.




El misterio de cómo se te ve puesto.


La tecnología aun no llega a resolver dicho misterio, de lo contrario llegaría  a dar miedo. 
Ante eso no hay mucho que hacer, pero conocer tu cuerpo y tener una guía de tallas internacional te servirá de mucho para tener una compra más precisa sin decepciones.
En mi Style Journal  encontré algo que puede facilitar su estancia en el mundo de las compras virtuales.


 




Por más ventajoso que sea comprar online, ir a una tienda real será por siempre una experiencia inigualable, dónde el producto se convierte en un medio para ir en búsqueda de inspiración a los aparadores, para admirar tendencias o incluso para divertirte probando diferentes estilos. 
La internet solo se ha vuelto catalizador del acto de consumo que envuelve nuestra vida diaria, también es cierto ha llegado para deslavar el encanto de muchas cosas, pero se ha convertido en una alternativa más que no podemos ignorar.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada